La carrera de Salomón

«Búscame en donde llueve.»

Aun escrito en computadora mantenía la esencia de River. Era la carta que me traía de regreso al pueblo. Si tenía suerte la volvería a ver con vida, de lo contrario, era una trampa.

—Aquí podremos volver a empezar —dijo ella cuando llegamos y todo comenzó para nosotros.

Era un pueblo pequeño, de aquellos que solo puedes llegar gracias a la casualidad y el destino. Pese a su monotonía, había logrado sacarle una sonrisa a ella y por ello ya merecía mi aprecio.

La primera semana fuimos presentados en el bar y nos sentimos en casa. Personas simpáticas, en especial el tabernero, Jack «El oso». De brazos velludos y espesa barba se había mostrado como todo un caballero ante River y como un amigo ante mí.

Ambos desaparecieron dos meses después.

Para el final del invierno ya era inmune a la falsa gentiliza de los pueblerinos. O me negaban una respuesta o buscaban convencerme de la inexistencia de River. Después comenzaron las amenazas y me marché sintiéndome vigilado. Que hagan lo que quieran, pensé, encontraría a mi River.

Al año siguiente, las únicas pistas que hallé fueron historias turbulentas del bueno de Jack. Cuanto más oscuros los rumores menos idílica me parecía la fuga de ambos.

Me armé un pequeño círculo de informantes, enemigos de Jack, y adquirí un arma. En medio año ya sabía usarla y ya eran varios los escondites que conocía del maldito. Pero seguía sin ver la sonrisa de River.

Fue un limbo insoportable.

De regreso al pueblo, ahora busco por ella una última vez. La madrugada y la niebla iban tomadas de la mano y no había alma alguna  en las calles. Fui al único lugar que se me ocurrió.

La puerta del bar estaba abierta y su interior desierta. Entonces la oí gritar, chillando y pidiendo ayuda. Encontré la escalera al sótano y bajé con el arma en mano. Estaba cerca. La salvaría.

La hallé colgada cabeza abajo. Alguien le cortó la garganta mucho tiempo atrás y supe que escuchaba una grabación de sus últimos momentos.

Caí de rodillas con los dedos acariciando su rostro muerto. No sonreía y yo temblaba.

Jack se puso a mi lado con el frío de la escopeta sobre mi nuca.

—¿Por qué?

—Era necesario —dijo—. No me debiste haber buscado.

Reía. Yo estaba armado pero siquiera lo intenté.

Ya nada importaba.

Anuncios

SteamGod

—Pásame el antioxidante. —Naty, la asistente, obedeció—. Ahora el rostro del niño…y cera caliente.

El profesor apoyó las manos en su cintura y se apartó a un lado para contemplar al nuevo niño. Naty se sacó las grandes gafas para hacer lo mismo.

El robot medía como un niño, vestía ropa donada y en su cabeza colgaba desprolijo un rostro desprovisto de ojos y labios. Temblaba, se le caía la mano y expedía vapor de la boca cuadrada.

—El tiempo.  —El profesor señaló el temporizador que colgaba de su bolsillo. Ordenó su retirada con un gesto y Naty se dispuso a obedecer.

Ella se agachó junto al robot y lo cubrió con una capucha evitando que su cara fuera vista. No quería que alguna abuela reconociese a su nieto profanado. Había demasiadas complicaciones como para añadir un drama familiar.

Luego de encintarle la mano, se la apretó hasta llevarlo detrás de la camioneta. De allí fueron al puerto en donde pidió un bote.

No tardó en remar hasta el punto de interés, en medio de ninguna parte. Cuanto más rápida fuese, menos tiempo tendría para encariñarse con el robot.

Los tentáculos asomaron del mar vibrando por un nuevo tributo provocando fuertes olas. Lo que hubiera más abajo era un misterio que ni el profesor se atrevía a fantasear. Si tenía ojos y descubría que el niño era un fraude todos tendrían grandes problemas.

—Ahí vamos.

Se acercó a su acompañante con pasos tambaleantes y dio un pequeño empujón hacia  su destino donde los tentáculos lo apresaron.

Por unos meses más, habría paz. Luego, habría que volver al cementerio a por otro niño.